¿Ahorrar o Invertir? Te explicamos cuáles son las diferencias!

Inicio/Ahorro, Inversión/¿Ahorrar o Invertir? Te explicamos cuáles son las diferencias!

¿Ahorrar o Invertir? Te explicamos cuáles son las diferencias!

Quizás esta pregunta se te ha cruzado por la cabeza cuando tenés un dinero extra que no querés gastar. Para tomar una decisión, debes considerar varios factores como el tiempo y tus metas.

Desde niños muchos hemos sido inculcados sobre la importancia del ahorro que, aunque sea pequeño, debe ser un hábito. Sin embargo, esto puede resultar difícil en el día a día con las obligaciones que se tienen y los constantes incrementos de los precios en productos o servicios.

Entonces, cuando se logra un dinero extra que viene por situaciones como aguinaldos, bonos, primas o quizás por un trabajo extra. En ese momento surgen dos pensamientos: guardar ese dinero debajo del colchón, en un banco o buscar la forma de generar más dinero.

Y aunque pareciera que no hay una forma de resolver fácilmente el dilema, la respuesta está en que tenés que lograr un equilibrio entre los dos. ¿Por qué? Porque para hacer una inversión debes tener dinero que, preferiblemente, no debe ser parte de tu presupuesto, es decir, debés empezar por ahorrar.

Pero a la vez, para incrementar el ahorro, debes tener dinero que tampoco afecte tus finanzas diarias y que pueda venir de ingresos adicionales como, por ejemplo, lo que podés ganar haciendo una inversión.

Ahorrar e Invertir

Para poder entender mejor este tema, es necesario saber qué significa cada una de estas palabras y en qué se diferencian. De acuerdo con expertos en educación financiera del Citibank, ahorrar es “guardar parte de los ingresos para alcanzar metas financieras y poder reaccionar en momentos de crisis. Por lo general, ahorrar involucra el control en los gastos y un corto plazo para realizar inversiones”.

En tanto, invertir hace referencia a “tomar algo de su dinero con el objetivo de hacerlo crecer, comprando cosas que podrían aumentar en valor, como las acciones, los bienes o acciones en un fondo”, según especialistas del sitio web Money Advice Service, del Reino Unido.

Después de esto, tenés que comprender que para ser un buen inversionista, debés desarrollar buenos hábitos de ahorro, según escribe Sheyna Steiner, en BankRate. Para ello, lo ideal es que puedas ahorrar cerca del 10% del total de sus ingresos mensuales.

Pero si definitivamente no alcanza, lo importante es que puedas realizar un ahorro sea cual sea la suma, para ir pensando en cómo lograr tus metas sin tener que endeudarte. Así, lo ideal es ver el ahorro como un paso a paso para construir parte de tu futuro, sea para tu bienestar o para metas específicas.

La ventaja de ahorrar

Cuando ahorrás, podés hacerlo pensando en tener mejores condiciones de vida en el futuro o para lograr comprar algo que satisface alguna necesidad o simplemente te hace feliz.

De acuerdo con Money Advice Service, el único momento en que el ahorro no puede hacerse es cuando hay situaciones que requieren salidas rápidas, esto es las deudas (y mantenerlas bajo control) así como brindar estabilidad económica a tu familia o seres queridos, lo que podés lograr, por ejemplo, adquiriendo un seguro.

Pero una vez logres superar esas situaciones y asegurarlas, es hora de empezar a ahorrar.

¿Y cuándo invertir?

Una vez usted haya logrado tener un ahorro que le sirva como un “colchón financiero” en caso de alguna emergencia, es decir, que pueda ayudarte a mantenerte bien al menos tres meses; el resto de dinero lo podés invertir.

Las reglas

Lo ideal es lograr un equilibrio entre los dos: ahorrar e invertir al mismo tiempo, ya que entre más ahorre, más dinero adicional podés invertir y, por lo tanto, tener ganancias adicionales. Money Advice Service establece, al respecto, unas reglas de oro:

• Si vas a utilizar el dinero en menos de cinco años, ahorre.

• Si vas a utilizar el dinero después de diez años, invierta.

• Si vas a utilizar el dinero en un período entre cinco y diez años, puede combinar el ahorro y la inversión. Para eso, considerá:

a) Tu actitud a diferentes riesgos: si sos de quienes quiere apostar todo y ganar mucho (perfil alto), o más bien querés apostar poco y no perder (perfil bajo).
b) Tus objetivos de inversión
c) Tu situación financiera

 

 

Fuente: http://www.finanzaspersonales.com.co/ahorro-e-inversion/articulo/cuando-invertir-cuando-ahorrar/56720
Por |29 mayo,2017|Ahorro, Inversión|